La crisis de la tesis doctoral y los nuevos métodos no tradicionales de titulación


Tesis no tradicionales 2.png

¿Está en crisis la tesis doctoral?

Para algunos estudiantes de posgrado la tesis es solo un informe de la investigación doctoral que realizaron y que, como mero trámite, la necesitan para defender ese tema que ya se saben de memoria. Por esa equivoca idea, y porque se les dificulta en grado extremo escribir la tesis, unos cuantos no tienen empacho en buscar quien redacte por ellos ese informe.

Sin embargo, la tesis o disertación es más que un simple reporte; es, como lo consideran las universidades, la pieza central de la educación de posgrado. Por tanto, no escribir la tesis equivale a no estar habilitado para manejar intelectualmente el cuerpo de conocimiento sobre el que se trabajó durante los años de estudio, ni para emprender investigaciones independientes en la academia.

Ante este apuro, ¿cuáles son los motivos que impulsan a un estudiante de doctorado a buscar otros modos de resolver el “problema” de la tesis?

 

Bloqueo del escritor de tesis

El principal motivo es la dificultad que tiene el estudiante para escribir su tesis. A esto se le conoce como bloqueo del escritor. El bloqueo puede que no sea tal, sino agrafía del individuo; es decir, una incapacidad cultural y educativa para escribir, como a menudo lo veo en estudiantes que nunca fueron lectores. Pero también el bloqueo del escritor puede tener otras causas, como por ejemplo el estrés; y ese estrés, en el estudiante, suele ser provocado por múltiples factores, como la presión del tiempo de entrega del borrador que se viene encima o el agotamiento mental por tantos años de estudio.

Así, quienes buscan resolver el problema de la tesis y pueden pagar a un tercero para que se las elabore, buscan un servicio de escritura de tesis y disertaciones. Y lo van a encontrar, pues existen numerosos sitios en la web que les pueden hacer esta clase de trabajo.

 

Ghostwriting

Que los estudiantes de posgrado, particularmente los de doctorado, contraten ghostwriters para que les escriban sus tesis, es un asunto demasiado conocido en las universidades de Estados Unidos y Europa.

Los negocios de esta clase abundan porque: (1) cada vez es más elevado el número de personas que necesitan ghostwriters, (2) una cantidad importante de estudiantes no se gradúa por no entregar la tesis y el ghostwriter le puede salvar, y (3) los tiempos de egreso se prolongan por causa de la tesis.

Debido a este escenario, donde el estudiante sin habilidades escriturales puede perder sus años de estudio, las universidades están siendo presionadas para que abandonen el esquema de la tesis obligatoria para titulación y encuentren nuevas opciones.

 

Búsqueda de nuevas opciones

Grupos de administradores de universidades llaman a este cambio “modernización”. Esta gente  consideran a la tesis un vestigio del pasado que orilla a unos estudiantes (a) a abandonar los estudios o (b) hace perder el tiempo a otros estudiantes que tardarán más años de lo establecido para egresar.

Los profesores universitarios que abogan por desaparecer el trabajo de tesis argumentan que las investigaciones doctorales obligan a los estudiantes a estudiar los antecedentes de sus temas (sic) “antes de pasar al tema específico de su propio trabajo”. También reclaman que las tesis están escritas con jergas que sólo conocen los especialistas y no el público” (Patton, 2013).

Las tesis tradicionales son así y aún más complejas. Una de las características formativas del doctorante es el estudio a profundidad del cuerpo de conocimientos donde se enraíza su investigación, desde cierto momento del pasado al presente; de otra manera perderá el rumbo y se pondrá a redescubrir lo que ya está en los archivos. Y en cuanto a eso de que las tesis deben de entenderlas hasta las abuelitas (que es un mal chiste equivocada o intencionalmente atribuido a Einstein), no tiene sentido. El lenguaje de la comunicación científica es para entendedores; no únicamente un médico no entenderá la jerga de un físico, sino que tampoco un físico entenderá la del médico, a menos que estudien esas disciplinas.

El ruido producido por los que están en contra de las tesis tradicionales ha llegado con sonoridad a algunas universidades, por lo que ya son cada vez más las que están buscando y encontrando métodos no tradicionales de titulación doctoral, pero sin abaratar o devaluar el aprendizaje.

 

Tesis no tradicionales

Algunos métodos no tradicionales actualmente en uso son: la titulación por publicación de un número determinado de artículos científicos; la combinación de artículos publicados y ponencias presentadas en congresos internacionales (método que existe desde hace más de 60 años); la creación de archivos digitales de música, fotos, cartas, etc.; el diseño de mangas o comics con los resultados de la materia investigada; la edición digital participativa de obras literarias; la investigación al alimón (de hecho, en el libro “Método de 100 horas para escribir la tesis doctoral” documento el caso de una tesis escrita entre marido y mujer); las memorias basadas en experiencias profesionales; la interacción de sobrevivientes de momentos importantes y su visión actual de aquel contexto histórico vivido, etc.

 

La tesis doctoral del siglo XXI

No todas las universidades están abiertas al cambio, ni al debate de si se debe discutir el abandono de la tesis tradicional. Los programas científicos son quizá los menos interesados en el asunto y los que por largo tiempo seguirán utilizando la clásica estructura de la tesis. Lo que si están modificando son las plataformas de entrega de la tesis; ahora, en vez de un impreso empastado transmiten su informe en un archivo digital. Esto facilita la revisión y realización de comentarios al margen. Asimismo, las bases de datos de tesis solamente aceptan formatos digitales.

Los años de estudio y de investigación, las noches de desvelo cuidando los experimentos y tomando notas, y la preparación de los seminarios, entre muchas otras cosas más, todo eso ha sido parte de la formación doctoral; pero, para muchos, el verdadero acto académico que representa todo ese esfuerzo se reduce a una sola cosa: la tesis.

 

Referencia

Patton S. 2013. The dissertation can no longer be defended. Chronicle of Higher Education. Vol. 59 Issue 23

Mayor información en:

Método de 100 horas para escribir la tesis doctoral: Manual de sobrevivencia para el tesista muy apurado. https://amzn.to/2Hu5FcW

Victoriano Garza Almanza

Cd. Juárez, Chihuahua

Frontera MEXUS

Sábado 19 de Octubre del 2019

More Articles for You