Siete claves para empezar y terminar la tesis doctoral



Ray Bradbury y su maquina 1.png

Complicado es empezar, fatigoso continuar durante días y semanas, y harto difícil llegar a un final que uno no sabe dónde se encuentra.

Travesía de un vagabundo por el país del sol de medianoche. E Cory

¿Qué haces cuando tienes que ponerte a escribir la tesis?

El estudiante de posgrado acostumbra dejar hacia el final de su investigación la escritura de la tesis. Ese el momento de la prueba final, el paso más difícil del que trata de retardar su llegada, pero le llega. Y cuando se presenta, ¿qué queda por hacer? Pues lógico, escribirla.

Una vez consciente de que ya llegó esa fase, tan temida por muchos, empiezan las dificultades. ¿Qué hay que hacer? ¿Cómo organizar y manejar el material? El estudiante trata de descifrar cómo comenzar, cómo habituarse durante las próximas semanas o meses a la nueva rutina, a la aplicación de competencias que quizá no posea y deba implementar –que es la escritura académica–,  y cómo establecer un plan para la redacción de la tesis. A partir de ese instante el estudiante dependerá de sí mismo y de su capacidad de auto dirección.

Al principio se ve lejana la fecha de entrega del borrador de la tesis, pero el tiempo pasa volando, y, entonces, la presión por tener listo el documento surge y crece monstruosamente al paso de los días y las semanas.

Una buena idea sería solicitar ayuda. ¿Pero si la universidad o el departamento no cuentan con programas de orientación y apoyo a los tesistas? El estudiante tendrá que salir a buscar quien le pueda dar consejos o comenzar a buscar información que lo sitúen y encaminen.

Y cuando esta situación asoma, ¿qué hacer para no perder el piso?  En seguida se presentan algunas claves para evitar extraviarse en esta confusión:

Primera clave: no perder la calma

Lo primero es no perder la calma. Si pierdes la calma pierdes el control. Y si no se tiene control sobre sí para resistir el reto de la tesis, difícilmente se saldrá adelante.

Segunda clave: el tiempo

El estudiante debe conocer con certeza cuánto tiempo tiene para entregar el borrador de la tesis. Este dato será su referente principal. No es lo mismo dos meses que seis o un año.

Tercera clave: manejo del tiempo

Si la segunda clave está en el tiempo, el estudiante tendrá que optimizar las semanas o meses que tenga por delante. La administración de sus horas de trabajo es fundamental. Programa tus horas de trabajo diario.

Cuarta clave: el bosquejo

El bosquejo es la idea de lo que se quiere desarrollar. Es el mapa, pero no el camino. El bosquejo será tu punto de partida para escribir la tesis.

Quinta clave: escribir

La mejor manera de controlar el pánico y evitar entrar en estrés, es escribiendo. Avanza paso a paso confeccionando breves frases, párrafos, secciones, cuadros, tablas; es decir, redactando pequeñas piezas; eso poco que escribas día a día serán las piezas con las que armarás tu rompecabezas.

Sexta clave: autoconfianza

Sentarse a la mesa de trabajo a escribir quiere decir eso, escribir y no distraerse navegando en la web o jugando solitario con las cartas o chateando. Al elaborar frase por frase, párrafo por párrafo, el progreso será significativo y tranquilizador; verás cómo crece el número de palabras y de páginas. Eso alimentará tu autoconfianza.

Séptima clave: autonomía

La autonomía profesional en el estudiante llega con la facultad de contar por escrito –con claridad y precisión, y con un estilo pertinente al campo de conocimiento estudiado–, la historia de la investigación doctoral realizada.

Mayor información en:

Método de 100 horas para escribir la tesis doctoral: Manual de sobrevivencia para el tesista muy apurado. https://amzn.to/2Hu5FcW

 

Victoriano Garza Almanza

Ciudad Juárez, Chihuahua

Frontera MEXUS

Domingo 27 de Octubre del 2019

More Articles for You