LA TESIS DE ANDREA PIRLO: IL CALCIO CHE VORREI (EL FUTBOL QUE QUIERO)


Andrea Pirlo.png

A quien sabe de futbol no hay necesidad de explicarle quien es Andrea Pirlo, lo conoce de sobra. Y a quien no le conoce, bástele con saber que Pirlo fue, hasta tiempo muy reciente, uno de los jugadores estrella del futbol de Italia y del mundo. Tan buen estratega en la cancha lo consideran los administrativos del club Juventus que, sin contar con experiencia alguna como entrenador, le contrataron y le cedieron la conducción del equipo de primera A. La razón de tal decisión está en que, por su estilo, coraje e inteligencia táctica, todo esto demostrado en la cancha, y no exactamente por goleador, que no lo fue, se le considera alguien que ayudará a construir las bases del “juego moderno” del futbol de las próximas décadas.

Pirlo se retiró como jugador de futbol a los 38 años, edad que en el mundo de futbol es igual a senectud. A esa edad te retiras o te retiran, pues los jóvenes llenos de fuerza y energía vienen empujando, y, aunque seas una estrella, no eres imprescindible.

Desde que estuvo en el club Milán y lo mandaron a la banca en su último año, supo que si no se movía envejecería sin volver a sudar la camiseta y perdería cualquier oportunidad que hubiera fuera de ese club. Así la cosas, tomó la oportunidad que le ofreció el Juventus. Después de unos pocos años ahí, pasó al New York City. Con los años encima y más por acumular en delante, se retiró en 2017.

Retirado como jugador, se inscribió en el curso de entrenadores de la Escuela de Entrenadores de la Federación Italiana de Futbol, donde estuvo un año. Para graduarse, presentó la tesis Il Calcio Che Vorrei (El futbol que quiero) y se licenció con honores. La tesis carece de la complejidad de las tesis universitarias, por lo que no se le debe mirar bajo esa perspectiva. Expresa una filosofía pragmática emanada del juego, cocinada a lo largo de casi 900 partidos profesionales jugados en 22 años.

La tesis es breve. Tiene, portada incluida, 30 páginas, y consta de 5,101 palabras. Pero la cantidad de páginas y palabras no es lo que interesa, sino el contenido. Ahí es donde Pirlo destila su filosofía del futbol, su visión, y lo que pretende hacer en la cancha al tener bajo su mando a un equipo. Este es un nuevo reto, no todos los futbolistas jubilados que deciden dedicarse al entrenamiento tienen el carácter ni la templanza para dirigir un equipo.

La tesis se estructura del siguiente modo: introducción y explicación del papel de los jugadores según sus posiciones: (a) portero, (b) defensa central, (c) defensas laterales, (d) mediocampistas centrales y libres, y (e) delanteros.

En seguida, basado en su trabajo de campo, lo que es el cuerpo de la tesis, expone en tres diferentes apartados las fases del futbol: (1) ofensiva, (2) defensiva, y (3) de transición.

Carece de andamiaje bibliográfico, pues su tesis es una reflexión. Solamente, en donde se describe la fase ofensiva, presenta dos citas, ambas de jugadores de futbol: la primera de Xavi y la segunda de Gagliardi.

Pirlo no olvidó nombrar a Johan Cruyff, Pep Guardiola, Louis Van Gaal y Carlo Ancelotti, como sus principales influencias.

La conclusión de la tesis es una mezcla de agradecimiento a sus amigos, ex entrenadores y dedicatoria. Y dice:

El fútbol es un deporte de puntuación muy baja, a diferencia de otros deportes importantes (como el basquetbol o el volibol). Esta diferencia “pequeña pero grande” determina que a veces no sea el equipo que merecía ganar el que se lleve a casa el resultado final. Numerosas investigaciones han demostrado, sin embargo, que en el mediano-largo plazo el rendimiento tiende a alinearse con los resultados, razón de más para buscar de inmediato un juego de calidad que genere muchas oportunidades de gol y que con el tiempo nos lleve a la victoria”.

En resumen, la tesis presenta su filosofía del juego, una estrategia práctica.

La tesis de Pirlo no refleja los 22 años de cancha, ni tampoco es ese el propósito, pero sí lo que pretende hacer cuando esté en la lateral del campo de juego, dirigiendo a su equipo, poniendo en práctica lo que él mismo hizo durante tanto tiempo, y haciendo lo que deseó hacer.

Colofón

“…haber sido antes jugador de alto nivel te da ventaja como entrenador. No es ninguna garantía de que acabes triunfando como tal, pero por lo menos empiezas bien la carrera, con ventaja sobre el resto”. Johan Cruyff en Futbol: Mi Filosofía (Ediciones B, 2013).

ÚLTIMO ARTÍCULO

EL VIAJE DEL HEROE Y LA ESCRITURA DE TESIS EN TIEMPOS DEL COVID-19

Victoriano Garza Almanza

Ciudad Juárez, Chihuahua. México

Frontera MEXUS

Domingo 27 de Septiembre del 2020

More Articles for You