El cuaderno del escritor o la trampa de las ideas



Mae West 2.png

“Conserva un cuaderno, cariño, dijo Mae West, y algún día él te conservará”. West pudo haber dicho esto en un sentido material, pero también es cierto que lo pudo decir en un sentido espiritual. Escribir es renacer, afirmar el yo, el alma y el espíritu creativo.

Erica Jong, escritora.

¿Cómo describirías el cuaderno del escritor? El ‘cuaderno de revoltura’, como uno llamaba de pequeño al cuaderno que utilizaba para escribir toda clase de cosas y ocurrencias en la escuela, encaja un poco en la idea del cuaderno del escritor que describe Ralph Fletcher.

Fletcher explica que, cuando era niño, llegaron al patio de su casa unos trabajadores de la compañía telefónica. Escarbaron una zanja y se fueron. A la mañana siguiente, curioso se levantó muy temprano para ir a ver el pozo antes de que volvieran a taparlo. Para su sorpresa, y debido a que su casa colindaba con el bosque, encontró el agujero ocupado por diferentes clases de animales. Encantado con el pequeño zoológico, retiró insectos, ranas, una tortuga y demás bichos justo a tiempo, pues al cabo de unos minutos se presentaron los obreros, metieron los cables y sellaron el boquete.

Entusiasmado ante la idea de averiguar qué otra clase de animales podría él atraer por su cuenta, y ante la mirada de pocos amigos de su papá,  se puso a cavar una nueva trinchera. No tan impresionante como la de los profesionales del pico y la pala, pero sí de dos metros de largo por medio de ancho y 10 cm de fondo. En cuanto salió el sol del día siguiente corrió a examinar su trampa. Para su sorpresa, el sitio estaba ocupado por toda clase de visitantes.

Así, recuerda y compara Fletcher, es el cuaderno del escritor, como una zanja en el traspatio de la casa que atrae y sorprende a los animalillos más extraños que uno pueda imaginar. “Y si tu escarbas, ellos vendrán. Quedarás sorprendido por lo que atrapas allí”.

Confiesa que escribir es su trabajo profesional, que ha escrito libros para niños y jóvenes, y para lectores adultos. Nonfiction, poesía, novelas, cuentos cortos, memorias y libros de escritura para maestros de escritura. Su obra comprende más de 40 libros publicados e incontables colaboraciones en revistas.

Partiendo de su experiencia, Fletcher considera que el cuaderno es la herramienta más importante del escritor. En “El cuaderno del escritor: liberando al escritor que está dentro de ti” (A writer’s notebook: Unlocking the writer within you. Avon Books Inc., 1996), que es ya un clásico, comenta que: “Llevar un cuaderno de anotaciones es una de las mejores maneras que conozco para llevar una clase de vida escritural”.

Precisamente, sobre el tema de la escritura, Ralph Fletcher tiene aproximadamente 20 libros publicados. Su trabajo es muy didáctico y motivador, pero, aunque en Estados Unidos es un reconocido autor, me parece que en los países de habla española muy pocos lo conocen y aún nadie lo ha publicado en nuestro idioma.

“Y, en esencia, ¿qué es un cuaderno de escritor?” Pregunta Ralph Fletcher, y se responde: “No es un diario, no es una bitácora, es algo más. El escritor es tan simple y ordinario como cualquier persona. La diferencia está en que mientras la gente va por la vida pensando, sintiendo, viendo, oliendo, hablando, y dejando atrás sus pensares y sensaciones cotidianas, el escritor reacciona a todo esto. Y los escritores necesitan donde registrar esas reacciones”. Esto, para Fletcher, es el cuaderno del escritor.

‘El cuaderno del escritor: liberando al escritor que está dentro de ti’, que es un libro de enseñanza dirigido a niños, pero útil a jóvenes y adultos también, ofrece toda clase de consejos y ejercicios prácticos para que el que no sepa llevar un cuaderno de escritura aprenda a elaborar el suyo propio.

Hay personas que escriben por escribir, para sentirse libres o desahogarse de lo que los atormenta, como una forma de autoayuda, sin reglas de ninguna clase –en lo que se conoce como diarios–, y no necesariamente para desvivirse y romperse el juicio tratando de crear un súper bestseller que los lleve a la fama. Así que sin ser escritor profesional desesperado por el premio, cualquiera puede convertirse en un escritor amateur feliz, anotando en cualquier momento cuanto le venga en gana en su cuaderno de revoltura.

Victoriano Garza Almanza

Frontera MEXUS

Febrero 9, 2019

More Articles for You