Miedo a escribir o aprensión escritural: El problema



Fear 1.png

Teme escribir porque le da terror lo que pueda salir de su pluma.

Lin Tai Wao

El término “aprensión escritural”, que se refiere a la aprensión o miedo que una persona manifiesta cuando se ve forzada a escribir, ya sea en la escuela o en el trabajo, es una conducta que fue detectada y descrita por los investigadores JA Daly  y MD Miller en 1975, mientras elaboraban un instrumento para medir la ansiedad; entonces, ellos observaron que la mayoría de los jóvenes se preocupaba demasiado cuando se les pedía que escribieran.

De acuerdo a estos investigadores, la “aprensión escritural” se constituye ‘por una colección de conductas que incluyen (1) la tendencia del sujeto a evitar situaciones que involucren la escritura, (2) a encontrar el ejercicio de la escritura como un castigo, (3) a temer que lo que escriba sea evaluado por otro, y (4) a desarrollar una ansiedad creciente ante la idea de que se exponga al público’.

Otro investigador, Mabrito (2000), encontró que la “aprensión escritural” afecta fatídicamente la formación de la persona durante sus estudios universitarios, pues muchos no concluyen sus doctorados por este motivo. No hay duda de esto, pues es un hecho indiscutible que gran parte de los jóvenes ingresan a las instituciones de educación superior con graves deficiencias de lectura y comunicación escrita; y si no leen ni pueden eslabonar palabras para construir un párrafo, es lógico que cuando tengan que componer un ensayo o un reporte o un artículo de revisión, por ejemplo, no sepan qué es eso, y mucho menos puedan escribirlo.

Y así, de la misma forma en que algunos jóvenes deciden no ingresar a carreras universitarias donde tengan que cursar numerosas materias que lleven números, de manera parecida otros toman la decisión de no inscribirse en carreras donde tengan que escribir. Es decir, basándose en esta impresión, y no en la ‘vocación’, hay personas que así seleccionan su carrera.

Pero con rehuir la escritura no significa que la contrariedad que les causa se esfumará; el problema psicológico permanece ahí, es una barrera y una situación que surgirá en cualquier momento futuro. Queda ahí, en suspenso, latente.

Mascle (2013), dice que las personas que tienen “aprensión escritural” no sólo no incorporan ni desarrollan habilidades para escribir, sino que a toda costa evitan escribir y eluden escenarios que les libren del dolor de intentar hacerlo.

Ahora bien, de pronto ocurre que los aprensivos estudiantes están cercados por las circunstancias y no pueden desligarse de la responsabilidad del momento: ¡por fuerza tienen que escribir! Y cuando lo hacen, el resultado obtenido es demasiado pobre.

El miedo a escribir o “aprensión escritural” es la punta del iceberg, una manifestación producida por numerosos factores –que están por debajo de la línea de flotación–, siendo uno de los más importantes (1) la falta de lecturas desde el mismo momento en que el individuo aprendió a leer, (2) el desconocimiento de las diversas formas en que los escritores pueden expresar sus ideas y pensamientos, (3) la falta de un vocabulario rico en términos, y (4) el nulo ejercicio consciente para la composición de cualquier clase de escrito (relato, ensayo, crónica, etc.).

La “aprensión escritural” es considerada en los Estados Unidos un problema psicológico. Y claro, no podía faltar, tienen psicólogos especializados para el reconocimiento y atención a este problema. Por ejemplo, existen centros de escritura en algunas universidades y consultorios de “terapia escritural”, para ayudar a los tesistas a que escriban sus tesis cuando están estancados. Pero, por lo común, son los propios profesores los que atienden de una manera muy práctica y directa a los estudiantes que asesoran: les echan el fusil al hombro y los mandan a la guerra, es decir, los ponen a escribir durante las semanas, meses y años que dura el doctorado, pero el resultado no siempre es el esperado.

 

Referencias

Daly JA & Miller MD 1975. The empirical development of an instrument to measure writing apprehension. Research in the teaching of English, 9 (3)

Mabrito M. 2000. Computer Conversations and Writing Apprehension. Business and Professional Communication Quaterly. Vol 63, Issue 1

Mascle DD. 2013. Writing Self-Efficacy and Written Communication Skills. Business Communication Quarterly, v76 n2

 

Encuentra ayuda profesional,  información y estrategias para escribir tu tesis en:

Método de 100 horas para escribir la tesis doctoral: Manual de sobrevivencia para el tesista muy apurado. https://amzn.to/2Hu5FcW

 

Próximo post: Miedo a escribir: Cómo evaluar el problema de la aprensión escritural

Victoriano Garza Almanza

Frontera MEXUS

Viernes 12 de Octubre del 2018

More Articles for You