El ghostwriter al rescate del estudiante de doctorado sin tesis



Ghostwriter 1.png

Nunca has oído hablar de mí, pero es muy probable que hayas leído algo de mi trabajo. Soy un arma a sueldo, un médico de todo, un mercenario académico. Mis clientes son tus alumnos. Te aseguro que alguien en tu aula usa un servicio que no puedes detectar, contra el que no puedes defenderte, y que tal vez ni siquiera sepas que existe.

Ed Dante. Ghostwriter

The Chronicle of Higher Education

¿Es válido que un científico o un estudiante de posgrado contraten a un ‘ghostwriter’ o ‘escritor fantasma’ para que escriba en su lugar un artículo científico o una tesis doctoral? Válido o no, esto ocurre más a menudo de lo que se pudiera suponer, y no hay nada que se pueda hacer al respecto.

La actividad ghostwriting es una ocupación que subyace al mundo de la academia y la ciencia y que–por sus connotaciones éticas– es motivo de controversia, toda vez que cientos de investigadores de cualquier disciplina y empresas farmacéuticas, médicas y agropecuarias, entre otras, acuden a miles de ‘ghostwriters’ profesionales para que les escriban sus artículos científicos, capítulos de libros, reportes técnicos, ponencias  y libros especializados.

 ¿Qué es un ghostwriter?

Simplemente, es una persona que tiene, entre otras cosas:  (a) una gran destreza para escribir; (b) experiencia para localizar, obtener y manejar grandes cantidades de información sobre cualquier asunto;  (c) aptitud para elaborar textos en diferentes estilos (literario, científico, técnico, etc.); (d) ingenio para asumir y mimetizar perfiles mentales de sus clientes (sobre todo si escribe para alguna personalidad destacada); (e) que vende su expertise a cualquier sujeto-cliente que tenga urgencia por escribir y publicar los resultados de sus investigaciones o sus memorias o sus ocurrencias o su tesis de doctorado o de maestría; el cual es un (f) sujeto-cliente que no tiene la menor idea de cómo ordenar sus ideas y empezar a redactar lo que tenga que escribir, y que de antemano sabe que difícilmente podrá hacerlo.

 El ghostwriter en la sociedad

El trabajo del ghostwriter o ‘escritor fantasma’ o ‘negro’ –como le denominan en algunos países de habla castellana–, es un trabajo como cualquier otro. Si uno escribe ‘menos peor’ que el otro y se puede ayudar a si mismo ayudando a aquel que no conoce la ‘o’ ni por lo redondo, la actividad del ghostwriting –que en sí es un proyecto de negocios en el que tanto el sujeto-cliente ágrafo como el ghostwriter  ganan– es un trabajo freelance como cualquier otro.

 Ghostwriters para la tesis doctoral

Existen ghostwriters que escriben las tesis doctorales (y de maestría) de estudiantes ‘bloqueados’, despistados y de flojos también. Algunos ghostwriters investigan y se inventan la tesis a partir del tema que les proporciona el estudiante –estos son trabajos muy caros, de varios miles de dólares, pero, como en todo, siempre hay quien los pague–; otros ghostwriters diseñan historias científicas, al puro estilo nonfiction –con gráficos, tablas, figuras y hasta fotos–, tomando como punto de partida el manojo de inconexos datos empíricos de laboratorio o campo que le proporciona el tesista. Esto último es menos costoso para el sujeto-cliente.

 La escritura fantasma de tesis como negocio

Un ghostwriter declaró de forma anónima al journal universitario de los Estados Unidos The Chronicle of Higher Education, y confesó lo siguiente:

 “He trabajado escribiendo para licenciaturas en hostelería, administración de empresas y contabilidad. He escrito para cursos de historia, cine, relaciones laborales, farmacología, teología, gestión deportiva, seguridad marítima, servicios aéreos, sustentabilidad, presupuestos municipales, marketing, filosofía, ética, religiones orientales, arquitectura posmoderna, antropología, literatura y administración pública. He dado atención a más de tres docenas de universidades en línea. He escrito al menos 12 tesis doctorales de 50 páginas o muchas más. Todo para otras personas” (Dante, 2016).

 ¿Cuál es la oportunidad de trabajo del ghostwriter que escribe tesis doctorales?

Cifras oficiales de la National Science Foundation indican que en los Estados Unidos se gradúan cada año entre 55,000 y 60,000 PhD (NSF, 2018). Esta cifra representa entre el 45% y 55% del número total de doctorantes que debió haberse titulado en un mismo año.

El problema fundamental que dificulta la obtención del título a muchos de los doctorantes, tanto estadounidenses como extranjeros, es su incapacidad para escribir sus disertaciones. Es decir, la agrafía de los estudiantes de posgrado es la mayor aliada de los ghostwriters de tesis.

En este escenario, son miles los jóvenes que necesitan ayuda para franquear el último tramo de sus doctorados; y al no encontrarla a su alrededor, buscan la asistencia que tanto les urge fuera de sus centros de estudio; buscan el auxilio en quienes sin duda pueden solucionarles su problema: los ghostwriters.

 ¿Cuál es el reto que enfrenta el ghostwriter que escribe tesis doctorales?

El punto de partida está en que elaborar una tesis es un quehacer más complejo que escribir un ensayo universitario de fin de curso o un artículo científico o una propuesta de investigación, pues con la tesis o disertación doctoral el estudiante debe demostrar:

a)      suficiencia teórica y práctica de la disciplina estudiada,

b)      capacidad para explicar por escrito el problema de estudio que el sujeto-cliente abordó e investigó por dos o tres años, y

c)      solvencia para sustentar con argumentos racionales sus resultados.

Esto y más lo asume el ghostwriter desde el momento en que acepta el contrato. Es decir, se mimetiza en el estudiante de ciencias o artes o humanidades o ingenierías que le contrató.

El tema de la tesis doctoral, como lo exige la mayoría de los programas universitarios de posgrado, debe ser original e innovador, y se espera que con los resultados alcanzados el estudiante contribuya de manera significativa a su disciplina.

A la vez, el documento no sólo tiene que estar redactado de forma impecable, obedeciendo no únicamente las reglas gramaticales, siguiendo la lógica de la demostración del caso y sustentando sus considerandos en el entramado de referencias, sino que también debe atender la guía de estilo de la institución.

Además, el ghostwriter debe multiplicar su esfuerzo si el estudiante solicita que su trabajo le gane una A o una A+ o bien honores Cum Laude.

 Variables que inciden en el precio

a)      Complejidad del tema.

b)      Calidad estilística a prueba de profesores exigentes o perspicaces.

c)      Autenticidad: ni una sola frase plagiada.

d)     Tiempo: ya sea que al cliente le urja en 72 horas o una semana o 15 días.

e)      Extensión: regularmente en disciplinas humanísticas y sociales las tesis son más extensas que en las disciplinas científicas, pero no necesariamente más complejas.

f)       Honores. En este caso, los ghostwriters aconsejan al sujeto-cliente, en caso de que pretendan algún honor, que lo que deseen encargar no sobrepase al de sus expectativas reales.

 Tu tesis no es la única que escribe el ghostwriter cuando te la prepara

Dante confiesa que él trabaja para una empresa, no como empleado sino como freelance, y que ésta es la que le remite los encargos. Su carga regular de escritura es la preparación de hasta 20 documentos a un mismo tiempo, textos de toda clase de temas.

Las empresas de ghostwriting son legales y están en línea. A la fecha, Dante lleva 15 años en el sitio para el cual labora, y, comenta, el equipo de ghostwriting es de 50 escritores, y a veces más. Las ganancias semanales de la empresa son de decenas de miles de dólares.

 ¿Cuánto gana un ghostwriter?

Dante dice que solamente por trabajos para ‘estudiantes flojos’, sin contar otros trabajos para profesionales e instituciones, anualmente obtiene ganancias promedio de $65,000 dólares.

Los trabajos de estudiantes que están sobre la fecha de entrega, lo cual a menudo ocurre con propuestas de investigación doctoral o trabajos finales, a entregarse en 48-72 horas, por lo bajo cuestan 2,000 dólares. Una tesis doctoral, dependiendo de lo complejo que sea el tema y del tiempo base para elaborarla, desde 5,000 dólares en delante. Dante escribe en promedio 40 páginas diarias; no material de borrador, sino material limpio.

 Colofón

“En el último año escribí aproximadamente 5,000 páginas de literatura académica, la mayoría con plazos muy ajustados. Pero te digo una cosa, no encontrarás mi nombre en un solo papel”. Ed Dante

 Referencias

Dante E (pseudónimo). The shadow scholar. Chronicle of Higher Education. Nov2016, Vol. 63 Issue 11

 NSF. 2018. 2017 Doctorate recipients from U.S. universities. US: National Science Foundation

 

Sobre el ghostwriting y la escritura de tesis puedes encontrar mayor información en:

Método de 100 horas para escribir la tesis doctoral: Manual de sobrevivencia para el tesista muy apurado. https://amzn.to/2Hu5FcW

 

Victoriano Garza Almanza

Frontera MEXUS

Domingo 9 de junio del 2019

More Articles for You